ADICTA AL EXFOLIANTE

¿Suavidad a toda prueba los 365 días del año?
Conviértete en una adicta al guante exfoliante e inclúyelo en tu rutina. Pásalo todos los días por tus piernas con jabón mientras te duchas, haciéndolo siempre desde abajo hacia arriba y en forma circular. De esta forma evitarás la aparición de vellos encarnados, granitos, asperezas y tus piernas estarán siempre listas para ser depiladas.