CUIDA TU ESPALDA

¡A cuidar la piel de la espalda!
Debido a su ubicación, muchas veces la olvidamos por completo…pero nada más lindo que tener una espalda tersa y sin granitos.
¿Cómo debemos cuidarla?
¡Exfoliándola! Usa un guante exfoliante o esponja lufa y empieza por la zona superior que es la que normalmente es más grasosa (cualquier exfoliante sirve). Al exfoliar haces que la piel pueda maximizar los beneficios de cualquier producto que apliques, por lo que después de la ducha usa una crema nutritiva a base de elastina y colágeno para dejarla suave, tersa y realmente renovada.