MANOS LINDAS ¡SIEMPRE!

¡Por unas manos suaves, juveniles y sin arrugas!
Lávalas con jabón neutro para que no se resequen y nunca las dejes húmedas, especialmente entre los dedos.
Cada vez que te acuerdes, aplica una crema hidratante con masajes enérgicos hasta que se absorba la mayor parte de la crema (ojalá muchas veces al día).
No te muerdas ni te tires los cueritos que a veces salen cerca de las uñas (podrían infectarse), y evita a toda costa usar productos químicos sin guantes.
Incorpora estos consejos a tu rutina diaria y comienza por fin a sentirte orgullosa de tus manos.