¿PELOS ENCARNADOS?

No hay una sola mujer que se salve de los pelitos encarnados. Generalmente aparecen detrás de los muslos o debajo de las rodillas, y al querer sacarlos quedamos con cicatrices o un gran punto rojo.
Quieres deshacerte de ellos sin quedar con marcas?
Directamente desde una hoja de Aloe Vera, extrae el gel de su interior (la venden en los supermercados).
Aplícalo durante la noche sobre los pelitos encarnados y déjalos así hasta el día siguiente. El gel se habrá absorbido, tu piel estará más hidratada y el pelo encarnado comenzará a reducirse.