PIEL RADIANTE ¡AGUA AGUA Y+AGUA!

Una piel sana es aquella que luce radiante, con una textura uniforme y sin rastros de cansancio.
Cuando está deshidratada, se ve opaca, rugosa y a veces hasta con pequeñas escamas.
Evita que tu piel comience a sufrir la falta de agua y empieza desde ahora a beber 6 vasos de agua al día, tu piel y tu organismo te lo agradecerán y estarás tan sana por dentro como por fuera.